Hoy se ha vivido el 25 aniversario del Bando Real en su actual formato. Y se ha vivido como siempre con alegria, respeto, inocencia y sobre todo emoción. 

Las calles estaban repletas de niños y mayores para ver el Bando Real,  los pastores,  Tirisiti y el Auelo, al Embajador Real proclamar el Bando, obra del poeta Joan Valls, un bando inocente y cercano que ha llegado a todos los niños. Y por fin tras el Embajador Real llegaban las esperadas burritas con los buzones en las alforjas para que los niños depositen las cartas a los Reyes Magos.

Tras el Bando Real,  mañana se podrá observar de nuevo la cabalgata más antigua de España.