La Guardia Civil ha detenido en Cocentaina a un hombre de 37 años por extorsionar a su vecino, de 73 años, al que amenazó con matar si no le entregaba 1.000 euros. La víctima denunció los hechos y la Guardia Civil organizó un señuelo para apresar a la víctima cuando se produjera la entrega del dinero.

La persona amenazada relató a los agentes que durante tres semanas recibió llamadas telefónicas de un hombre que reclamaba 1.000 euros si quería seguir con vida. El extorsionador conocía numerosos datos de la vida personal de la víctima, lo que aumentó su preocupación.

La Guardia Civil preparó un dispositivo para dar con este individuo concertando una cita entre él y la víctima en un parque de la localidad. Sin embargo, la primera vez no fue fructífera, según el Instituto Armado. Cuando el sospechoso intentó aproximarse al anciano, había varios testigos alrededor, por lo que solo le dejó una nota en el parabrisas del coche ordenándole que cogiera el teléfono. Minutos después, el sospechoso llamó de nuevo a su víctima usando un tono “bastante agresivo”, según los investigadores, conminándolo a que volviera al parque y que dejara un sobre con 1.000 euros cerca de una fuente.

Agentes de paisano se apostaron en las inmediaciones del parque, y  prepararon un señuelo con un sobre y varios papeles en blanco en vez de billetes, que la víctima dejó en el lugar señalado. Un hombre se acercó en bicicleta hasta el lugar, cogiendo el sobre rápidamente y continuando su marcha pedaleando a toda velocidad.

Los agentes de la Guardia Civil salieron inmediatamente en su persecución, alcanzándole a unas decenas de metros. Los agentes tuvieron que identificarse ante los vecinos, que pensaban que estaban agrediendo al extorsionador. Finalmente lograron reducirle sin que nadie resultara herido.

Entre sus pertenencias ocultaba el sobre con los papeles y un trozo de papel con el número de teléfono de su víctima. Los investigadores averiguaron más tarde que conocía tantos datos del anciano porque era vecino suyo. Fue detenido por un presunto delito de extorsión y un delito de amenazas graves. Tras ser puesto a disposición judicial, ha quedado en libertad con cargos.