La Guardia Civil ha detenido en Ibi (Alicante) a dos personas de nacionalidad española, un hombre de 37 y una mujer de 32 años, como presuntos autores de 13 delitos de hurto al descuido que se cometían en supermercados de dicha localidad y Castalla.

La investigación dio comienzo con la interposición de diversas denuncias por personas que habían sufrido la sustracción de efectos personales, principalmente monederos, billeteros y teléfonos móviles. Las sustracciones se habían producido sin que los denunciantes se hubieran percatado del momento exacto en el que se habrían producido.

Con tan pocos datos, los investigadores de la Guardia Civil lo tenían bastante difícil para dar con las personas que estaban detrás de los hurtos, pero a pesar de ello, decidieron solicitar el visionado de las cámaras de seguridad de todos los supermercados de ambas localidades.

Muchas horas de grabación fueron visionadas por los agentes, que finalmente lograron encontrar los momentos en los que se producían los hurtos, obteniendo así una imagen fotográfica de los presuntos ladrones. Por lo visto, el hombre se acercaba a otros clientes excesivamente, y cuando estaban distraídos aprovechaba para meter la mano en los bolsos, sustrayendo así los objetos. En otras ocasiones sustraían mercancía de la estantería, ocultándola a la vista de empleados y vigilantes.

Con esas imágenes, los agentes se desplazaron a los supermercados, y se entrevistaron con varios de los denunciantes, que reconocieron a los sospechosos sin lugar a dudas. Es gracias a una de esas entrevistas, por la que consiguen la información del vehículo que usaban estas personas para trasladarse a los comercios. Con esos nuevos datos y otras pistas obtenidas de los teléfonos móviles que robaban, los agentes los localizaron en Elda (Alicante). Aunque no tenían un domicilio fijo en esa localidad, se desplazaban en coche a otras localidades, donde cometían los hurtos.

Tras realizar diferentes gestiones, los agentes consiguieron que los presuntos autores de los hurtos, un hombre español de 37 años, y una mujer también española de 32, se presentaran voluntariamente en dependencias de la Guardia Civil de Ibi, donde fueron detenidos.