El pasado Martes 25 de Julio, alrededor de las cinco horas de la madrugada unos vecinos escucharon ruidos extraños en la azotea del edificio y alertaron a la Policía Nacional llamando al 091. Guiado por un vecino, los agentes accedieron al tejado del edificio, donde sorprendieron a los ladrones que habían forzado los trasteros.

Los ladrones tras verse descubiertos, emprendieron la huida a pie por los techos de los edificios adyacentes según explican los agentes de la Policía Nacional, pero sin dudarlo, los agentes les siguieron hasta atraparlos. A pesar de la resistencia, finalmente los ladrones, dos hombres de 29 y 31 años de edad, fueron detenidos. Están acusados de un robo con fuerza.

Los vecinos pudieron recuperar los objetos robados: Videoconsolas, teléfonos móviles, ropa y material electrónico.