La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Alcoy ha resuelto dos nuevos expedientes sancionadores por incumplimiento de la ordenanza sobre tenencia de animales. Uno de los expedientes incluye hasta cuatro sanciones, una de ellas grave. Las tres sanciones leves son por tener un perro no inscrito en el Registro Municipal de Animales domésticos, por ir con el animal suelto por la vía pública y por negarse o resistirse a facilitar la información requerida a los agentes, o hacerlo con documentación falsa (el comunicado del consistorio no especifica si se ha dado documentación falsa o si ha habido negativa a darla). La multa oscila entre los 30 y los 600 euros por estas tres sanciones. La sanción grave es que el perro no llevaba el chip identificativo, y en este caso la sanción puede oscilar entre los 600 y los 6000 euros.

El segundo expediente se ha resuelto con dos sanciones: una leve por no llevar la documentación obligatoria del animal; y una grave por pasear un perro potencialmente peligroso sin bozal o sin estar atado con una cadena corta.

En los últimos meses se han dado a conocer las diferentes sanciones que se imponen a los propietarios de perros que no cumplen con la ordenanza actual. Así, el pasado mes de Abril conocíamos 3 expedientes, uno de ellos con seis sanciones. Y en Febrero se resolvían otros 8 expedientes con 12 sanciones en total. Es una de las maneras de controlar que todos los animales de la ciudad cumplan con la normativa vigente, y de hacer presión para prevenir otros problemas que generan los comportamientos incívicos como la no recogida de excrementos. Cabe recordar que la polémica propuesta de hacer una base de datos de ADN de los animales se ha paralizado por el momento, y han pasado de ser obligatorias en voluntarias durante los próximos meses, mientras se aplican campañas informativas y de control. Dependiendo del resultado de estas campañas, las pruebas de ADN volverán a ser obligatorias o no.