El puente de Fernando Reig fue sometido este Miércoles a las pruebas de carga para determinar la resistencia de los nuevos tirantes. Estas pruebas fueron el último paso para reabrir de forma inminente la infraestructura, cerrada al tráfico y a los peatones desde Julio de 2016.

La directora de las pruebas, Gema Fernández, explicó, que los trabajos se desarrollaron a lo largo de toda la jornada. La evaluación del puente consistió en siete pruebas, de en torno a una hora de duración. “Fueron introduciendo camiones para comprobar que el puente funcionaba con normalidad. Arreglo a la carga colocada, los técnicos midieron determinados parámetros que permitieron analizar la respuesta de la infraestructura, especialmente los 38 nuevos tirantes instalados para sustituir los anteriores, dañados por corrosión.

Durante este Miércoles, se utilizaron hasta 28 camiones cargados con 40 toneladas de arena. La mayor parte de las pruebas se concentraron durante la mañana, aunque la última se desarrolló por la tarde. Fernández, señaló que, si los resultados de las pruebas son satisfactorios, la apertura del puente será inminente. El Ministerio de Fomento barajaba la posibilidad de restablecer el tráfico el próximo 09 de Abril. La intención, en cualquier caso, es que el puente esté operativo antes de las Fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy.