El juzgado penal 4 de Alicante acogió este Lunes la primera de las tres sesiones previstas en el juicio por la muerte de un joven de 24 años en Planes en 2012, durante la tradicional Plantà del Xop. Y en esta primera sesión se asentó en el banquillo quien era el alcalde en el momento de los hechos y que a día de hoy sigue siendo el primer edil del municipio, Javier Sendra.

Sendra explicó que la Plantà del Xop es una fiesta ancestral que «nunca ha supuesto un mayor peligro», y que no existía ninguna «normativa u ordenanza local», así como un plan de riesgos o seguridad. Sí se revisaba el material por parte de un operario de mantenimiento, como explicó el segundo acusado, quien fuera concejal de fiestas en el momento de los hechos, Vicente Catalán.

En esta primera sesión del juicio también han declarado varios testigos que confirmaron que no existía seguridad ni ambulancias la noche del incidente.

El Ministerio Fiscal pide para cada uno de los dos acusados, Javier Sendra y Vicente Catalán, la pena de un año de cárcel por homicidio imprudente, además de 3 meses por las lesiones sufridas por un segundo joven, que se rompió la pierna. También reclama indemnizaciones de 158.000 euros para la familia de la víctima y de 13.000 euros para el lesionado. La familia de la víctima, acusación particular en el juicio, eleva la pena a dos años y medio de prisión para cada uno, además de la inhabilitación de Javier Sendra para ejercer de alcalde.