El Ayuntamiento de Alcoy tiene previsto incorporar autobuses eléctricos e híbridos al servicio urbano para reducir la contaminación y potenciar la sostenibilidad. El objetivo es aprovechar la inminente renovación de siete vehículos de la flota para llevar a cabo esta operación.

El primer paso en este sentido será la incorporación la próxima semana de un autobús híbrido que será cedido por la empresa Vectalia, concesionaria del servicio, para la realización de pruebas. Así lo han señalado el alcalde, Antonio Francés, y el consejero delegado de la firma, Antonio Aries.

Según el primer edil, “llevamos años trabajando en la mejora del servicio, con resultados positivos como lo demuestran que estamos sumando año tras año pasajeros. Una de las iniciativas que pretendemos llevar ahora a cabo es la incorporación de vehículos eléctricos o híbridos, pero antes tenemos que ver cómo se adaptan a las especiales características orográficas de la ciudad”. Este es el motivo por el que se va a realizar la prueba con el vehículo híbrido a lo largo de los próximos seis meses, el cual no tendrá coste alguno para el Ayuntamiento, ha destacado Aries”.

El concejal de Obras y Servicios, Jordi Martínez, ha destacado por su parte que la intención municipal es la de aprovechar la inminente renovación de siete de los once vehículos de la flota para apostar por la sostenibilidad. Según sus palabras, “nuestra intención es tener tres líneas con vehículos eléctricos y otras cuatro con híbridos”.

En cualquier caso, todo ello está a expensas de los informes jurídicos, toda vez que el Ayuntamiento no quiere que la incorporación de los nuevos autobuses por parte de la empresa condicione futuras renovaciones del contrato.

El autobús urbano alcanzó el año pasado una cifra de 1.654.000 usuarios tras cuatro años de incrementos consecutivos. Con todo, todavía falta para llegar a los dos millones de hace una década.