El Ayuntamiento de Alcoy continúa mejorando la accesibilidad de la ciudad. Una de estas iniciativas han sido las obras que han propiciado que el puente de Fernando Reig sea más amable a los ciudadanos que llegan a él a pie. La actuación se ha centrado en crear un itinerario peatonal accesible, dando continuidad a la acera recayendo a los números impares de la calle San Rosa, es decir, en la acera izquierda según el sentido de la marcha de los vehículos, de Santa Rosa hacia el puente, conectándola con la acera del puente recientemente reformado con una inversión superior a los 10 millones de euros.

El adjudicatario de la obra es la empresa Hidráulicas la Foia, S.L. con un presupuesto de adjudicación de 38.599 euros. Con esta acción se unifica, además de los materiales, la diferencia de cota existente entre la plaza que se crea frente al nº 61 de la calle San Rosa y el tramo de acera que enlaza la citada calle con el puente, priorizando de este modo que el tráfico peatonal discurra a través de la nueva plataforma acotando con las edificaciones, y no a través de la isleta central que regula el acceso y la salida del garaje comunitario existente en los alrededores del puente.

La cota de la acera existente de hormigón se ha incrementado hasta enrasarse con la cota de la mencionada plaza, adecuando la actuación a la legislación vigente de accesibilidad de los espacios públicos urbanizados, en línea con las prioridades estratégicas de la UE.

Durante 2018, las obras de accesibilidad que se han realizado en la ciudad han supuesto la mejora en diferentes partes destacando que el compromiso del Gobierno con la accesibilidad es firme.

El Gobierno recuerda las actuaciones que se han llevado a cabo actuaciones como los pasos de peatones de la Plaza, los del Paseo Ovidi Montllor, las aceras de la Zona Norte, las aceras de la conocida como la “‘Volta als Ponts” (Alameda, País Valencià y Alçamora) se ha mejorado la accesibilidad de edificios municipales como la Biblioteca Municipal Ricardo Senabre, el Centro de Mayores de Oliver, o el edificio del Camino, 40 donde está la sede de la Concejalía de Políticas Sociales, también se ha implementado el sistema S-visual de interpretación en lenguaje de sordos en cuatro oficinas de atención al público (Policía Local, Servicios Sociales al Camino 40, Oficina de Registro a la calle Sant Llorenç y la Tourist Info) y la web del ayuntamiento también se ha hecho accesible. Otra infraestructura que se ha adecuado para personas con diversidad funcional fueron los semáforos, en este caso para invidentes, dentro de los presupuestos participativos 2017. Así mismo, se ha puesto en marcha recientemente, con los presupuestos participativos 2018, un sistema de interpretación para sordos en los diferentes museos de la ciudad con la intención de ampliarlo convirtiendo la ciudad en destino turístico accesible.

También hay que resaltar que con objeto de enmendar la problemática de la accesibilidad, los nuevos contenedores de rebote tienen un pedal y una manivela adaptados para personas con diversidad funcional. Respecto a los contenedores de vidrio, envases y papel, se han adaptado con tapa bloqueada y boca reducida.

Hay que recordar que la ciudad cuenta con un plan municipal de accesibilidad que permite tener una hoja de ruta de mejora del espacio urbano y, de este modo, conseguir una ciudad más amable para las personas. En el grupo motor de este plan las obras de accesibilidad se consensuan y programan según necesidades y disponibilidad presupuestaria.