El Gobierno Municipal ha querido aclarar la situación de la segunda fase del encauzamiento del río Barxell, destacando la importancia de la obra para la ciudad. Desde el Ayuntamiento se destaca que es una deuda histórica y necesaria para los alcoyanos tal y como siempre se ha dicho. Y añaden que se seguirá reivindicando esta infraestructura a pesar de que el proyecto fue retirado por el Ministerio en 2015, y que siempre es más difícil recuperar un proyecto eliminado. Pese a todo, se destaca que se seguirá trabajando políticamente, ahora que, por fin, tenemos un Gobierno.
Las obras del encauzamiento del río Barxell, realizadas por el Ministerio de Medio Ambiente, a través de la Confederación Hidrográfica del Júcar, se iniciaron en 1999 aunque el proyecto empezó en 1989, y supuso una inversión estatal del Ministerio encabezado por Cristina Narbona de 29 millones de euros. La infraestructura fue inaugurada en Septiembre de 2006, con una longitud de 1230 metros. La obra convirtió la zona en una de las zonas verdes más grandes de la ciudad, con un vial para tráfico y otro para peatones.

La segunda fase estaba programada que se iniciara poco después. Se inició la tramitación del proyecto, llegando incluso al proceso de información pública y al plazo de presentación de alegaciones, pero el proyecto volvió a quedar paralizado con el cambio de Gobierno en España, coincidiendo también con la crisis económica. En 2011 parece que el proyecto volvía a cobrar vida ya que se realizaba la aprobación de impacto ambiental. Finalmente, el Gobierno de Rajoy desestimó la obra dentro del Plan de Gestión de Riesgo de Inundación de la Confederación. Tal como destaca el Ayuntamiento, en voz de Lorena Zamorano, concejala de urbanismo, “volver a incluir un proyecto que se ha excluido siempre es muchísimo más complicado pero, desde el Ayuntamiento de Alcoy vamos a seguir peleando para que el Ministerio incluya de nuevo la segunda fase del encauzamiento del río Barxell”.

En 2019, el pleno municipal aprobó una declaración institucional, con el apoyo de todos los grupos, para instar al Gobierno la ejecución de la segunda fase. En Mayo de 2019, se recibía una contestación del Ministerio indicando que no se preveía ninguna actuación en la zona y que las competencias no eran del Ministerio al tratarse de una zona urbana.

La concejala de urbanismo explica: «Solo hay que consultar la hemeroteca para demostrar que los socialistas hemos reivindicado el encauzamiento del río Barxell desde los años 80, primero impulsando el proyecto, después realizando la primera fase con una inversión de 29 millones, una de las más importantes de la historia de esta ciudad y después trabajando para ejecutar la segunda fase. Seguimos pensando igual, es una deuda histórica y necesaria para los alcoyanos, y vamos a seguir trabajando para hacerla una realidad. Un trabajo político que podemos hacer ahora que este país, por fin, tiene un nuevo Gobierno».

Zamorano añade: «El Partido Popular de Alcoy que sigue renegando de ser Partido Popular fue el que descartó este proyecto y ahora habla de pasividad, cuando llevamos meses en España con un Gobierno en funciones y sin presupuesto. Si el Partido Popular quiere un frente común para luchar por este proyecto, por supuesto, ahí nos tendrá, para eso y para reclamar también el fondo municipal a la Diputación de Alicante, que también sería muy bueno para Alcoy».