El cernícalo primilla ha regresado a la zona de Mariola después de su completa desaparición a finales del siglo pasado. La Conselleria de Transición Ecológica ha liberado 40 crías de esta pequeña ave rapaz, procedentes del centro de recuperación de fauna de El Saler en València. La suelta tuvo lugar hace unos días en la ermita de Polop, dentro del término municipal de Alcoy, en un valle que reúne todos los condicionantes para que el ave pueda establecerse con éxito.

La iniciativa de la Conselleria, que en esta ocasión ha contado con la colaboración del Ayuntamiento de Alcoy, forma parte de un programa que busca la reintroducción de la especie en el conjunto de la Comunidad. El cernícalo primilla, desapareció casi por completo de todo el territorio valenciano a finales del siglo pasado. Según explicaba el jefe de fauna del departamento autonómico, Juan Antonio Gómez, se trata de una ave rapaz, la más pequeña que existe en Europa, que depende mucho del ecosistema que generan los campos de cereales. En este sentido, la reconversión de la agricultura y los cambios de usos en el territorio han jugado en contra de la especie. En total son 40 las aves criadas en el centro de recuperación de fauna «La Granja» de El Saler, en València, las que han sido liberadas en el Valle de Polop. Están en unas torres en las que el personal de la Conselleria va dejando alimento, hasta que aprenden a valerse por sí mismas.

La de hace unos días fue un suelta simbólica de diez de estos ejemplares, a la que acudió la secretaria autonómica de Emergencia Climática y Transición Ecológica, Paula Tuzón. La representante del departamento autonómico destacó los esfuerzos de la Generalitat por poner en valor la importancia que tiene la biodiversidad valenciana, la cual nos sitúa en primera línea europea en cuanto a conservación. En este sentido, subrayó la importancia de nuestros hábitats y especies, que cuentan con un valor excepcional, mostrando su satisfacción por estar en este acto, clave para la biodiversidad, que es un valor fundamental que va más allá de cuestiones científicas y que se relaciona directamente con la calidad de vida de la población, al ser fundamental para la viabilidad de los ecosistemas y sus servicios.

La suelta se ha llevó a cabo tras el éxito logrado con las experiencias análogas realizadas en el Valle de los Alorines en Villena y en la zona de Meca-San Benito en Ayora. De esta manera, gracias a la colaboración del Servicio de Vida Silvestre de la dirección general de Medio Natural y de Evaluación Ambiental, y del Ayuntamiento de Alcoy, se continúa con las labores para asentar esta especie en los lugares donde históricamente estaba presente y, del mismo modo, conseguir que el cernícalo primilla deje de ser una especie amenazada de extinción en territorio valenciano.

El programa también ha tenido éxito en La Marjal de Pego, donde recientemente los cernícalos reintroducidos en la zona hace unas semanas han comenzado a abandonar el nido.

El alcalde de Alcoy, Toni Francés, destacó la importancia de la colaboración entre administraciones, en este caso la Conselleria y el Ayuntamiento, para recuperar especies que hasta hace poco convivían con nosotros y enriquecer con ello la biodiversidad de nuestros espacios naturales. El Valle de Polop, entre los parques naturales de Mariola y la Font Roja, reúne todas las condiciones adecuadas para que el cernícalo primilla pueda establecerse, toda vez que se trata de un área en el que el cultivo de los cereales todavía está presente y además de una manera destacada, lo que es clave para estas aves.