El Club Deportivo Alcoyano cedió durante la tarde de ayer el tercer empate consecutivo en el Campo Municipal El Collao ante el CD Teruel, pese a disfrutar de superioridad numérica desde el minuto 58. Braulio, que previamente había fallado un penalti, neutralizó el tanto inicial de Leira.

El conjunto aragonés fiel a su filosofía de juego se adueñó del balón complicando el sistema ideado por Vicente Mir que, de nuevo, apostó por incrustar en la medular a Vicente Pérez en detrimento del musculo de Omgba. Eldin, que volvió a lesionarse al filo del cuarto de hora, dirigió tímidamente al palo corto el balón recibido de Bryan Reyna. El Teruel contrarrestó con un pase entre líneas de Jamelli que dejó solo a Becerra frente a Miguel Bañuz. El portero resolvió con sangre fría sacando la pierna izquierda y desviando el balón a saque de esquina. En la acción posterior un contragolpe de tiralíneas culminó con el remate en semifallo de Leire en el punto de penalti haciendo inútil la estirada del cancerbero ilicitano. El Alcoyano trató de sobreponerse sin excesiva convicción. Óscar Díaz lo intentó sin éxito con un par de remates.

El segundo acto arrancó con el Alcoyano más vertical. Óscar Díaz habilitó el balón a Braulio que fue barrido en el interior del área por el portero Valero que, además de cometer penalti, vio la segunda cartulina amarilla. Daniel Aso sacrificó a Gauna para dar entrada al portero suplente Juanma, providencial puesto que adivinó el disparo de Braulio evitando el empate. El punto canario no perdonó minutos más tarde cabeceando en plancha al fondo de la red el esférico servido desde la izquierda. El Deportivo aprovechó la superioridad numérica para encerrar al Teruel. Rubio, recién incorporado, se topó con la cepa del poste. También lo intentó de falta directa Óscar Díaz. Crespo, sumado al ataque, puso a prueba los reflejos de Bañuz con el tiempo cumplido.

El CD Alcoyano aprovechó la superioridad numérica para encerrar al Teruel. Rubio, recién incorporado, se topó con la cepa del poste. También lo intentó de falta directa Óscar Díaz. Crespo, sumado al ataque, puso a prueba los reflejos de Bañuz con el tiempo cumplido. Hernán Lino en el tiempo de prolongación cabeceó desviado con toda la portería para él el centro del Barreda.