Los deseos de año nuevo y a los Reyes Magos no se cumplieron en el primer partido de 2018 para el Club Deportivo Alcoyano. La visita de la UE Llagostera se saldó con una derrota de los blanquiazules por 0-1 con gol de Manu Gavilán en el minuto 26 tras un error de la defensa del equipo de Galiana. Error que no se quería ver como en otros tantos partidos, y es que los números no fallan, ni los de la tabla clasificatoria en cuanto a puntos y goles, como los 540 minutos que lleva el CD Alcoyano sin anotar gol, seis partidos completos.

Aunque a los 20 segundos del pitido inicial David Torres dio el primer susto al rival con un disparo que se fue alto, la realidad es que el Llagostera fue mucho más efectivo, ya que cuando se produjo el gol, eran los blanquiazules los que parecían estar más cerca de anotar. El Alcoyano no supo reaccionar y las repetidas pérdidas de tiempo del conjunto catalán tuvieron efecto en el resultado final, 0-1, el mismo que se produjo en el primer partido de liga cuando el Deportivo visitó el campo del Llagostera.

El necesario cambio de rumbo por parte del Alcoyano todavía no ha llegado, y aunque se espera que llegue en algún momento para poder acercarse al objetivo final y alejarse de la zona media-baja, que es donde está actualmente el equipo de José Galiana.

La entrada al terreno de juego de Kilian Morante y de Jose García supuso un gran revulsivo y tanto ellos dos como otros jugadores, ya Ruso o Gato, tuvieron ocasiones, la falta de puntería ha vuelto a pasar factura. La ocasión más clara, sin duda, la tuvo Kilian, en un mano a mano frente a Marcos, portero del Llagostera, en el área pequeña. El cancerbero rival detuvo el disparo a bocajarro del jugador blanquiazul.

El resultado y la falta de reacción, así como lo que vio en el terreno de juego, conllevó a la decepción de la afición tanto con el cuerpo técnico y como con la directiva.

La próxima jornada se disputa el derbi, ante el Hércules de Alicante, que se jugará el próximo Domingo 14 de Enero a partir de las 18:00 horas en el estadio José Rico Pérez.