El Club Deportivo Alcoyano no consiguió la victoria en la mañana de ayer en una partido que estuvo marcado por la escasa asistencia de público y las pocas ocasiones de gol.

En la primera parte ambos conjuntos no dispusieron de ocasiones claras, por lo que el choque fue bastante aburrido para los espectadores que silbaban a los jugadores alcoyanistas por el mal juego desplegado ante el At. Baleares, con este resultado inicial se llegaría al descanso.

Tras el paso por los vestuarios el CD Alcoyano tiro de lucha y casta y salió a por el partido. Nada más empezar la segunda parte, el ex-alcoyanista Kike López se plantó ante Koke tras una pérdida del Deportivo en el centro del campo. El meta Koke paró el esférico con los pies cuando el futbolista del conjunto balear se veía ya con el balón dentro de la portería. A partir de aquí el conjunto de José Galiana fue superior y a pesar de intentar anotar algún gol, sigue sin perforar la meta contraria tras tres semanas consecutivas. Las ocasiones más claras las tuvieron Kilian tras recibir un pase de López Silva en el área pequeña, pero el delantero puso el pie antes de que llegara el portero del Baleares, pero el esférico se marchó por encima del travesaño. La otra ocasión se produjo en los instantes finales del partido y estuvo en la cabeza de Tomás Ruso. El central remató una falta sacada por Gato, pero de nuevo Aulestia se empleó a fondo sacando una espectacular mano para evitar el gol y por lo tanto la victoria alcoyanista.

Ya en el descuento Mariano Sanz, quien acababa de saltar al terreno de juego, vio la  cartulina roja directa después de un rifirrafe en el área del Baleares. El delantero se mostró desconforme y muy furioso por dicha acción, mientras sus compañeros le acompañaron hacia los vestuarios.