El municipio de Ibi registró ayer por la tarde un total de veintiocho litros por metro cuadrado en apenas cuarenta y cinco minutos. En consecuencia de las fuertes lluvias, el colegio Teixereta sufrió inundaciones en algunas de sus aulas. Una grieta ubicada entre el edificio antiguo y el nuevo fue el origen de la filtración que además de perjudicar seriamente el aula de informática dejó sin luz a todo el edificio.

Al lugar de los hechos, se desplazó un equipo de servicios del Ayuntamiento para valorar los daños y poner solución a los desperfectos ocasionados. La edil de Educación, Mº José Herrero, indicaba que ella y el edil de Urbanismo, Santi Cózar, también acudieron al centro escolar para tramitar las soluciones pertinentes y valorar el estado real del edificio. Además apuntó que se ha avisado a una empresa de limpieza para que el Miércoles el centro escolar vuelva a estar completamente operativo y los electricistas municipales actuaron ayer mismo para restablecer la luz eléctrica”.

El AMPA del centro manifestó su malestar en redes sociales por la lentitud en la actuación llevada a cabo por el consistorio, aspecto que Herrero desmentía. La edil afirmaba que “se ha hecho todo lo posible pero la policía se encontraba en otros incidentes y además se realizaron comprobaciones administrativas respecto a cobertura de seguros antes de acudir al lugar de los hechos”.

El fuerte volumen de agua anegó algunas calles de la villa. En las zonas con mayor volumen de agua algunos vehículos presentaron dificultades para circular y quedaron atravesados en mitad de las vías aunque no se registraron incidentes de relevancia.