El Consell aprobará este Viernes un decreto ley a través del cual los afectados por el síndrome Ardystil recibirán medio millón de euros para hacer frente a los gastos generados por el proceso judicial. Al final del juicio del caso Ardystil fueron condenados un inspector de trabajo y los responsables de las aerografías en las que se desarrolló el síndrome a multas entre los 500 y 3.000 euros. El síndrome Ardystil, que afectó a 72 personas y de las que fallecieron seis, cinco de ellas mujeres. El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha pedido perdón a las víctimas tras un encuentro que para el jefe del Consell forma parte «de la reparación histórica de un accidente laboral» que tuvo «una dimensión enorme en la década de los 90» y que no tenía «una solución definitiva».

Consuelo Ragüés, madre de dos víctimas mortales, ha agradecido emocionada que por fin se les haya escuchado. «Han sido 20 años enviando cartas y Camps no nos quiso recibir. Los médicos no nos daban esperanzas». Trascurridos 27 años del fallecimiento de sus hijas ha asegurado, «creo que estoy en el derecho de reclamar lo que nos toca.

El tribunal estableció indemnizaciones de entre 180.000 y 144.000 euros a los familiares de las víctimas y 429.000 euros para la afectada que fue sometida a un trasplante bipulmonar en 1993. Además, para el resto de afectados acordó una indemnización común de 43.272 euros y 72 euros por día de incapacidad laboral.