La Guardia Civil de Alicante ha detenido, en el plazo de un mes, a ocho personas y ha investigado a otras 10 por supuestamente estar relacionados con robos y hurtos de productos y maquinaria agrícola. Se han recuperado 400 kilos de piñas piñoneras, 118 kilos de aceitunas y 10 kilos de almendras.

Los operativos se han desarrollado de la mano del equipo ROCA de Ibi que, según ha informado el instituto armado, ha logrado desmantelar tres grupos dedicados presuntamente a sustraer productos agrícolas y palets de empresas y supermercados. Así mismo, se ha investigado a dos personas más por el supuesto hurto de piñas piñoneras y se ha detenido a un hombre por la presunta sustracción de dos baterías de maquinaria. Todos los detenidos han quedado en libertad con cargos.

El primer grupo estaba formado por miembros de una misma familia, incluido un menor de edad, que supuestamente se desplazaban a diario a diferentes localidades para robar o hurtar palets de madera y materiales susceptibles de ser vendidos en chatarrerías o paleteras. Los delitos eran cometidos a plena luz del día cuando las puertas de los almacenes estaban abiertas o, simplemente fracturaban los candados de seguridad si estaban cerradas. A este grupo se le pudo relacionar el robo de un total de 120 europalets en empresas y localidades de Pedreguer, Aielo de Malferit (Valencia) y Blanca (Murcia). Por esta operación se detuvo a cuatro hombres y se investigó a otros dos hombres y una mujer, todos españoles, con edades entre los 16 y los 43 años. Se les atribuyen cinco delitos de hurto y un delito de robo con fuerza.

El segundo grupo desmantelado estaba formado presuntamente por dos hombres y dos mujeres de nacionalidades búlgara y venezolana, quienes al ser identificados por la Guardia Civil en un olivar de Villena alegaron que eran trabajadores de esa explotación. Sin embargo, las investigaciones posteriores permitieron conocer que si bien, era cierto que formaban parte de una cuadrilla de temporeros, no lo era el hecho de que fueran contratados para recoger aceitunas en ese lugar. Estas cuatro personas fueron detenidas como presuntas autoras de tres delitos de hurto y un delito de robo con fuerza. Con esta intervención se pudo evitar la sustracción de 118 kg de aceitunas.

Por su parte, el tercer grupo desmantelado estaba formado presuntamente por cuatro personas dedicadas al hurto de almendra. En este caso, los agentes se encontraron con tres hombres y una mujer, pertenecientes a una misma familia, residentes en Caravaca de la Cruz (Murcia), y en el que uno de ellos también era menor de edad. En el momento de la identificación, en una parcela de Onil, tenían preparados 10 kilos de almendras, conocida como «de rebusca», que fueron incautados por la Guardia Civil. Por último, tras el aviso de un testigo, la Guardia Civil se trasladó a un terreno de Sax donde observaron cómo dos hombres cargaban sacos repletos de piñas piñoneras (Pinus pinae) en una furgoneta. Para recoger este tipo de piñas, es necesaria la autorización de la Conselleria de Agricultura, de la que carecían. Por lo tanto, se procedió a la incautación de la totalidad de las piñas, 400 kilos, se levantó acta por una infracción a la Ley Forestal 3/93 de la Generalitat Valenciana y se les investigó por la presunta comisión de un delito de hurto.

Finalmente, se ha detenido a una persona en Burjassot (Valencia) por el supuesto robo de baterías. El detenido es un hombre que presuntamente sustrajo dos baterías de maquinaria, valoradas en casi 10.000 euros en la Cooperativa Agrícola de Villena. Tras conocer su identidad y que residía en la localidad valenciana se procedió a su detención por parte del equipo ROCA, en colaboración con la Policía Judicial de la Guardia Civil de Moncada.