Álvaro García ha sido y será una parte importante de la historia del CD Alcoyano. En la retina de todos quedarán sus goles en el Santiago Bernabéu ante el Real Madrid Castilla en una clase magistral sobre cómo definir en espacios abiertos. O su providencial diana en Ipurua ante el Eibar en la segunda eliminatoria. Y también el pase de la muerte en el Anxo Carro de Lugo a César Remón. Gracias a él y a un magnífico grupo de jugadores el Deportivo regresó a Segunda División después de un largo periodo de tiempo. Tras dos etapas diferentes vistiendo la elástica blanquiazul, el jugador se ha despedido en una carta que os dejamos en forma de imagen. Haciendo clic sobre ella podréis leer lo que ha expresado en su adiós. Desde la entidad alcoyanista sólo tienen palabras de afecto y agradecimiento hacia Álvaro, un excelente profesional y al cual le desean toda clase de éxitos en su futuro.