El Gobierno de Antonio Francés rechaza todas las alegaciones del PP al reglamento, aprobado gracias al apoyo de Ciudadanos y Vox.

El Partido Popular acusa al Gobierno de Antonio Francés de boicotear la participación ciudadana. La concejal Amalia Payá lamenta que el PSOE haya rechazado todas las alegaciones al reglamento de participación ciudadana. Con esa decisión, Francés impide la participación de los ciudadanos en el pleno, se niega a celebrar una sesión anual con vecinos y a crear una comisión de seguimiento que garantice el cumplimiento del reglamento. Además, el PSOE también rechaza que los colectivos que forman los consejos sectoriales acudan a las reuniones conociendo los expedientes y las propuestas.

El reglamento de participación ciudadana fue aprobado en el pleno de febrero. El PSOE presentó un documento que nada tenía que ver con el que todos los grupos municipales trabajaron durante la legislatura 2015-2019. “El PSOE eliminó sin consenso la mayor parte de las propuestas de la oposición”, subraya la regidora. El reglamento fue aprobado gracias al apoyo de Ciudadanos y de Vox, que avalaron la propuesta del PSOE.

El Partido Popular presentó alegaciones para que el Ayuntamiento de Alcoy “mejore en los procesos de participación y los ciudadanos se impliquen en la gestión y en la política municipal”, como detalla Payá. Pero la negativa del Gobierno de Antonio Francés ha sido rotunda, rechazando incluso una propuesta que recogía en su programa electoral de 2015: celebrar una sesión de audiencia pública para informar de la acción de gobierno, de los presupuestos y de la ordenanza.

El PSOE también rechaza las propuestas por las que el PP pretende que los vecinos puedan registrar mociones, ruegos o preguntas en el pleno. “Es posible que no les interese escuchar a los vecinos, por eso impiden su participación en el pleno”, recalca Payá. El Gobierno de Francés mantiene su negativa a que las entidades sociales acudan a los consejos sectoriales disponiendo de información sobre los asuntos a tratar. “El PSOE ya rechazó esta propuesta en el pleno y sigue haciéndolo ahora por que su objetivo es que no haya debate en los consejos”, reprocha Payá.

La concejal advierte de que la desestimación de las alegaciones se basa en un informe jurídico plagado de opiniones personales. Por ejemplo: sobre crear una comisión de seguimiento del cumplimiento del reglamento, la respuesta técnica es que “el Gobierno municipal es quien dirige los procesos participativos, y es el primer interesado en que se ejecuten los proyectos derivados de los resultados de aquéllos. Por lo cual, no es necesario introducir dicha comisión”. Payá recalca que el Gobierno “vuelve a esconderse detrás de los técnicos para sacar un reglamento que limita la participación y la transparencia”.

La concejal concluye: “Nos parece bochornoso que este reglamento de participación salga adelante gracias a Ciudadanos y Vox, un reglamento que se trabajó durante la pasada legislatura y que ahora ha sido aprobado a gusto del PSOE. Esperamos contar con el apoyo de todos los partidos en la oposición para sacar adelante las alegaciones del PP. Nuestro objetivo es conseguir un mayor control al Gobierno, una mayor y mejor participación de los ciudadanos y que exista un seguimiento de los compromisos adoptados”.