El Patín Alcodiam Salesiano de Alcoy volvió a sorprender en la noche de ayer. Victoria contundente fuera de casa ante el CE Vendrell en la vuelta a la competición tras el parón debido a la Copa del Rey.

Ocho goles permitieron al equipo alcoyano de la máxima categoría del hockey nacional traerse una victoria por 4-8 del Polideportivo Municipal Joan Ortoll de Calafell. Una gran alegría para el club y aficionados tras los dos partidos anteriores en los que el Alcodiam cayó derrotado frente al último y penúltimo de la tabla.

A los tres minutos y 15 segundos del partido el capitán Pere Cañellas ya había anotado el 0-1, mientras que en el 8 de nuevo conseguía el 0-2. Iker Casado en el 18 puso el 1-2 en lo que sería el único gol para los locales en la primera mitad.

Medio minuto más tarde Cristian Rodríguez tuvo un penalti que no pudo transformar, poco después el meta visitante Manuel Monje vio la cartulina azul a falta de 4 minutos para finalizar la primera parte. Con un minuto para llegar al descanso, Tutti Baieli puso el 1-3, mientras que cuando tan solo quedaba un segundo de juego, Maximiliano Oruste lograba poner un resultado favorable antes de llegar al intermedio con el 1-4 de falta directa.

Mejor aún se ponían las cosas en los cinco primeros minutos de la reanudación cuando Pere Cañellas completaba su hat-trick en el minuto 28 y Maximiliano Oruste lograba su segundo tanto y el 1-6 en el 29 con menos de un minuto de diferencia entre ambos.

El equipo de Sergi Punset vio una segunda tarjeta azul en este caso para Fran Roca en el 33 pero la posterior falta directa de Jordi Ferrer no la transformó. Si recortó diferencias el CE Vendrell con el 2-6 de falta directa poco después, en concreto 11 segundos más tarde por medio de Eduard Fernández. Pero en el 37 de nuevo apareció el argentino Maximiliano Oruste para también de falta directa lograr su particular hat-trick y situar el 2-7 en el marcador. A falta de minuto y medio para el final el canterano Carlos Cantó se estrenó anotando en la OK Liga con el 2-8 y poco después Jordi Ferrer lograba el 3-8 para el equipo local. Aun quedando 38 segundo Roc Llisa no pudo marcar de falta directa el noveno gol pero a 5 segundos para el final Cristian Rodríguez sí puso el definitivo 4-8 de penalti en un final trepidante repleto de acciones de peligro.