Esta semana se ha dictado la providencia por parte de la sección primera de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo en la que dice que no se admite a trámite el recurso de casación preparado por el abogado de la Generalitat Valenciana, contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana el 28 de Mayo de 2018, por lo que se tendrá que volver a la Salle las dos unidades de bachillerato suprimidas por la Conselleria de Educación.

La Sala del Tribunal Supremo aprovecha los argumentos jurídicos de dos sentencias previas del 14 de Octubre de 2020, de la Sección cuarta del mismo tribunal, que dictan en sentido contrario a la tesis sostenida por la Generalitat Valenciana y donde se fija como doctrina que el régimen de conciertos generales resulta de aplicación a la renovación de los conciertos singulares, como el del Bachillerato, firmados por las comunidades autónomas en los niveles no obligatorios, quedando sujetos al régimen previsto en los reglamentos de normas básicas sobre conciertos educativos.

La Comunidad Educativa del Colegio La Salle se siente aliviada y alegre porque el sentido de la providencia es a nuestro favor, pero al mismo tiempo nos hace sentir tristes porque han sido muchos los alumnos y muchas las familias que a lo largo de este tiempo se han visto forzadas a abandonar el colegio donde habían pasado todos los años de escolarización y muchos los que no han podido elegir de forma libre la educación que deseaban.

Podemos decir que empezamos a ver la luz al final del túnel, ahora hay que esperar a ver cómo se gestiona por parte de la Administración el proceso de reversión de la situación. Entendemos que el carácter y los valores democráticos de esta estarán por delante de cualquier cosa y lo que dictan las sentencias se llevará a cabo sin ningún tipo de problema.

Desde el colegio deseamos que todas las luchas educativas vayan encaminadas a mejorar la calidad pedagógica en las aulas con independencia de cuál sea el modelo de escuela elegido por las familias. Estamos convencidos de que el futuro de nuestras generaciones debe venir marcado por una buena y diversa educación, al margen del edificio que la contenga.