El Ayuntamiento de Alcoy puso en marcha la semana pasada las obras de reparación de la ladera recayente al río, que sufrió un desprendimiento hace dos años y otro el pasado, y que ha afectado a las sedes de varias filas, estando desde principios de 2017 cerradas las filas de la Llana y Abencerrajes.

Tal y como avanzó el edil de Territorio, Manolo Gomicia, los trabajos han empezado en la zona de la sede de la Fila Llana, buscando consolidar esa parte de la ladera colocando un micropilotaje y retirando el balcón que quedó en el aire tras los derrumbes. El tramo en el que ha empezado a actuarse es el que necesita la intervención con más urgencia, y a partir de ahí irá extendiéndose la obra. Ha llegado a hablarse de que reparar toda la ladera podría tener un coste de alrededor de un millón de euros, por lo que desde un primer momento se ha hablado de actuar por fases.