La Plaça de Dins de Alcoy fue escenario de un espectacular simulacro del vuelco de un coche, dentro de la campaña de educación vial que, como cada año, está llevando a cabo la Policía Local.

Alumnos de cuarto de ESO del colegio Carmelitas tuvieron la oportunidad de vivir las sensaciones que se experimentan en un accidente y comprobar la efectividad de los cinturones de seguridad.

Fue el broche final a un curso en el que 3.500 escolares de la ciudad acudieron a las diferentes clases teóricas y prácticas impartidas por los agentes.