Un matrimonio de Alicante falleció en su casa de campo en el término municipal de Xixona. Las primeras hipótesis apuntan a un escape de gas, ya que no se encontró ningún indicio de violencia. La vivienda se encuentra situada en una zona rural entre Xixona y La Torre de les Maçanes donde no ha llegado la electricidad, y es habitual el uso de bombonas de butano. A falta del informe final de la Policía Judicial, todo indica que la pareja murió por un escape en la bombona de butano que daba energía a la nevera.

La alerta la dieron las hijas del matrimonio, después de no poder contactar en ellos durante todo el día. A la casa de campo se trasladaron efectivos de Bomberos, Policía Local y Guardia Civil, que tan sólo pudieron constatar la muerte del matrimonio, de 55 y 56 años.

Desde el consistorio de Xixona han mostrado su pésame y lamentaron los hechos. La alcaldesa Isabel López comentó que son accidentes que no suelen pasar muy a menudo, pero pasan. El hecho de que las zonas rurales no dispongan de electricidad es un problema que las familias resuelven con ingenio, pero a veces con falta de seguridad. Isabel López cree que la solución pasa porque el Gobierno Central impulse las energías renovables como solución para la demanda energética del mundo rural.