ARTÍCULO DE OPINION DE INÉS BLANCO

No soy muy dada a entrar en polémicas estériles y en principio no pretendo salirme de mi norma, aunque en esta ocasión ya veremos donde me lleva el desenlace de mi opinión ya que intuyo después de haber oído y escuchado en medios de comunicación y en redes sociales, el argumento me pueda llevar a entrar en tema.
Me he encontrado con artículos, editoriales, conversaciones en redes y entrevistas radiofónicas y algunas opiniones rezuman argumentos de paja en los cuales se decide quién es quién y qué es cada cual. La verbena que nos está ofreciendo “Ciudadanos” por toda la piel de toro da para mucho juego y más en concreto si nos remitimos a la ciudad de Alcoy. Dimes y diretes, argumentos, réplicas y contra-réplicas, choques entre normas escritas y la lógica; en fin una gran muestrario donde escoger y da para mucho juego porque lo de menos es tener la razón, se trata de la supremacía de la razón de cada cual. En estos casos no existe una razón, ni tan siquiera dos, no es una matemática exacta, es espíritu e ideas y cada uno esgrime sus argumentos a favor propio y en contra del ajeno, son planteamientos de “game” lo que impera, se trata de ir sumando puntos que de nada sirven ya que la decisión que se adoptó para elección de la candidatura que va a representar al partido Ciudadanos en la ciudad de Alcoy quedó fijada en su día en un despacho y con varios teléfonos de por medio. Un día de Gloria para los menos y de Pasión para los más, aunque en ocasiones la victoria sabe a hiel.
He leído y releído como anteriormente decía, lo escrito y aportado por los “guerreros” que se confrontan en esta contienda y cada cual tiene su razón, aunque alguna de ellas sea pírrica, raquítica o lisiada como me lo ha parecido al respecto de una opinión que mas bien correspondería a un chavalito de ocho años y no a un, entiendo que adulto. La última que me ha llamado poderosamente la atención es la del señor Juan Antonio a quien personalmente no conozco pero prefiero que así sea a fin de no encorsetar mi opinión con prejuicio alguno. Opina el señor Juan Antº haciendo mención a un artículo del señor Romualdo Coderch, que incurre en descalificación y se aleja del ideario liberal. Al señor Coderch lo conozco desde hace bastantes años por temas profesionales y doy fe de que sus postulados liberales son profundos y arraigados aunque no escribo para defender a alguien a quien le sobran arrestos y argumentos para debatir y tumbar; escribo para exponer que sería muy fácil contrapuntar la opinión vertida por el señor Juan Antº, bueno, el copia y pega del señor Juan Antº. Si ustedes entran en Google y escriben la pregunta “¿qué es ser una persona liberal?, la Wikipedia les contestará exacta y literalmente lo escrito por este señor. Miren, rebatir a base de copia y pega me aburriría e iría en contra de las normas mínimas del debate surgido de la mente. No quiero caer en esa pobreza de espíritu. Ahora el tema es político y ser liberal implica ciertamente ser abierto ante otras opiniones, pero nada dice, porque no lo puede decir, que comulgar con el liberalismo te deba convertir en un flojo de espíritu, tibio o en un patán de corto argumento, ni tan siquiera en el buenismo de bailar todas aguas. Ser liberal es tan digno como ser conservador, progresista, socialdemócrata o comunista, pero hay que serlo y ser consecuente. No implica dar la razón a la sinrazón y si el señor Juan Antº se difine como liberal, los verdaderos liberales debiéramos emigrar a otros latitudes o…tal vez Vd debiera coger su vieja maleta y virar a las antípodas liberales hacia donde el pensamiento uniformado no de pábilo a la creatividad, al progreso y a las ideas propias. Ser liberal no se és solo políticamente señor Juan Antº, ser liberal es un estilo de vida pero insisto en que ahora hablamos de política, de política parda, de la fea política que desde los órganos de su partido han aplicado y también es cierto que esos gerifaltes han IMPUESTO a su candidata, también la de usted, en contra de todo y de todos, pero no es menos cierto que quien abrazándose a la decisión de su sancta sanctorum y sabiéndose desdeñada, no querida y minusvalorada a accedido a cargar con esa pesada mochila con el único propósito que se conoce, el dinerario y que todo su trabajo lo deposite en “la otra mesa”.
Ser liberal implica denunciar el atropello, la endogamia , los chiringuitos familiares y la basura. ¿Dígame señor Juan Antº si su liberalismo coherente, respetuoso, tolerante y su estilo de vida ,es alinearse con todo eso, dejarse manosear y acceder a estar en la lista de la indignidad?. Piense si su liberalismo es tragar con los embustes de su “lideresa” que declara públicamente en los medios de comunicación que su partido no está dividido, que su lista es potente y de integración, que la mayoría de sus compañero de lista están en Cs desde el principio (2014), que ella era totalmente ignorante al respecto de su nombramiento. ¿Ese es su liberalismo y su dignidad?. Por Dios señor Juan Antº, sea franco, reflexione tranquila y profundamente y verá la otra luz, la claridad. ¿De repente la mayoría de sus compañeros se han vuelto locos, todos ellos han perdido el sentido común?.
Sin conocerle ya le conozco y sé que en lo más íntimo de su ser reflexionará sobre lo que ésta, para usted desconocida, le está diciendo. Miré, yo soy por principios liberal, eso aprendí en el seno de mi familia y leyendo lo que opina de todo aquel que no esté alineado con su idea, se llame Romualdo Coderch, José Miguel Antolí, Pere Colom, Jorge Sedano, etc creo honestamente y sin acritud alguna ,que usted ni es ni ha sido ni jamás será liberal. No pasa nada, pero hay que ser sincero con uno mismo y afiliarse al partido que atienda a sus verdaderas e íntimas demandas y se lo digo con la vox muy firme. Piénselo hombre .Y lo más penoso de todo es que hay bastante gente es la lista electoral que se ha involucrado sin conocimiento de causa y totalmente engañados. En breve verán también la luz y la claridad, pero ya será demasiado tarde.

Ines Blanco