Bajo el marco de la operación policial “ZINGARO/NIZA”, llevada a cabo de forma conjunta por agentes del Equipo contra la Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la Comandancia de la Guardia Civil de Alicante y agentes de la Brigada Local de Policía Judicial de la Policía Nacional de Lorca (Murcia), se ha logrado la desarticulación de una organización, cuyos miembros se dedicaban al tráfico de estupefacientes y su distribución desde España a diferentes países de la Unión Europea.

La investigación comenzó al tener los agentes conocimiento de la existencia de una nave industrial ubicada en la localidad alicantina de San Vicente del Raspeig, desde la cual se podría estar realizando transportes de sustancias estupefacientes hacia varios países de Europa, utilizando para ello camiones de gran tonelaje. Entre la carga “legal” de dichos transportes iría oculta la sustancia ilegal.

Los agentes observaron que la nave industrial permanecía siempre cerrada, sin ningún tipo de actividad laboral en su interior, salvo las visitas puntuales que realizaban a la misma el arrendatario y otro individuo, quien fue también identificado y que, al igual que el anterior, presentaba antecedentes por el mismo tipo de delito contra la salud pública.

A primera hora de la tarde del pasado día 24 de Enero, un camión de gran tonelaje llegó a la citada nave y los investigados comenzaron a cargarlo con numerosas cajas de cartón paletizadas. Una vez completada la carga del camión, los investigados abandonaron el lugar y el vehículo inició su marcha por la autovía A-7, en dirección Alcoy-Valencia.

Ante la más que probable posibilidad de que el camión estuviera transportando algún tipo de sustancia estupefaciente, los agentes solicitaron apoyo de personal uniformado, perteneciente a la USECIC (Unidad de Seguridad Ciudadana de la Comandancia de la Guardia Civil de Alicante), para que procediesen a la detención del camión, a fin de comprobar su carga, apoyados por el Servicio Cinológico de la Comandancia.

El camión fue interceptado antes de llegar a Alcoy, en dicha autovía, y su carga fue examinada por el perro detector de sustancias estupefacientes, marcando en él claramente, una zona específica. Los agentes realizaron un corte en una de las cajas, la cual resultó contener bolsas llenas de una sustancia vegetal, a primera vista cannabis sativa (marihuana).

Se decidió entonces trasladar el vehículo a instalaciones de la Guardia Civil en Alicante para proceder a examinar el contenido exacto de la carga y verificar si, en la misma, se encontraba más cantidad de sustancias estupefacientes.

Una vez analizada en detalle la mercancía que transportaba, se pudo verificar que ésta consistía en cajas de cartón apiladas, paletizadas con fleje de plástico, comprobando que, casi todas ellas iban vacías o, si alguna contenía algo, era enseres desechables, como ropa usada, lana, cartones, incluso ladrillos, tratándose todo ello de la denominada “mercancía pantalla”, aquella que se usa para justificar la circulación del vehículo pesado en caso de posibles inspecciones o controles.

Finalmente, en la parte inferior de tres palets, los más pegados a la cabina del camión para dificultar su inspección, los agentes localizaron varias cajas que contenían bolsas con sustancia vegetal (cannabis sativa) y otras que contenían 21 pastillas de sustancia vegetal prensada (hachís), siendo el peso aproximado de la marihuana de 70 kilogramos y del hachís 20 kilogramos.

Esta droga, cuyo destino era una importante ciudad industrial Alemana, habría alcanzado en el mercado un valor aproximado de medio millón de euros, por ser estas sustancias muy cotizadas en el mercado alemán.

La sustancia estupefaciente intervenida fue remitida al Área de Sanidad de la Subdelegación del Gobierno en Alicante, a fin de realizar el correspondiente Informe Analítico.

Como resultado de la operación se ha detenido a tres personas, tres españoles de 38, 44 y 60 años de edad, como los presuntos autores de un delito de pertenencia a organización criminal y otro contra la salud pública (tráfico de drogas). Los tres ya han sido puestos a disposición de la autoridad judicial de Alicante, quedando a la espera de juicio.