La alcaldesa de Cocentaina, Mireia Estepa, es la nueva presidenta de la mancomunidad de la Font de la Pedra, a la que también pertenecen Muro y L’Alqueria d’Asnar. La entidad fue creada hace más de 13 años para garantizar el buen funcionamiento de la depuradora y vigilar que las aguas que allí se vierten no superen las cargas de contaminación permitidas por la ley, para lo cual realiza continuos análisis de aguas e inspecciones a las industrias de las tres poblaciones.

La contestana, asimismo, sustituye al frente de la mancomunidad a la ex-alcaldesa de Muro, Jacquelín Cerdá, y asume el cargo con responsabiliad y la idea clara de aplicar la ordenanza que garantiza el respeto al medio ambiente, pero también tiende la mano a las industrias para facilitarles el cumplimiento de la ley y la no contaminación.

Durante la renovación de cargos de la entidad, el alcalde de Muro, Gabriel Tomás, ha asumido la vicepresidencia, y el de L’Alqueria d’Asnar, Jaume Pascual, la segunda vicepresidencia.