La Fiesta de Moros y Cristianos de Alcoy se rindió ayer ante sus protagonistas. Un Teatro Calderón totalmente abarrotado homenajeó a los que serán los capitanes y alféreces del próximo año, después de que el colegio de los Salesianos acogiese la puesta de largo del niño Sant Jordiet.

Tras la proyección de un vídeo sobre las últimas Fiestas y el preámbulo del secretario de la Asociación, Rafael Sempere, se dio paso a la presentación de los cargos festeros. Modesto Moiña Doménech será el alférez cristiano de la Fila Montañeses. Con una larga trayectoria festera a sus espaldas, presentará un boato diseñado a medias por él mismo y César Vilaplana que busca los orígenes de esta formación en Santander. La presentación corrió a cargo de su amigo y caballero Jordi Gisbert.

Por el bando moro, el Alférez será Jorge Doménech Rodríguez, de la Fila Cordón. Empezó en los Andaluces, aunque ya lleva mucho en su actual formación. Ya hace 14 años soñaba con ostentar el cargo que ahora tiene en sus manos, y lo hará representando la entrada en Alcoy de una tribu berebere. Carlos Vicens se encargó de la presentación.

El capitán cristiano por las Tomasinas será Juan Enrique Miralles Jordá, que tras haber cumplido 50 años en la fila, representará el cargo que ya ejerció hace 28 su padre. Su hija, que ejercerá de favorita, fue la encargada de presentar al comandante de la cruz.

El capitán moro, por último, será Jorge Candela Mataix, de la Magenta. Nacido en Palma de Mallorca, ha vivido a medio camino de la ciudad balear y Alcoy. Se postuló para el cargo en el último Mig Any a la vista de que no había candidatos, y desde entonces todo han sido apoyos para una capitanía que pretende conquistar Alcoy desde el amor y el colorido. Fue presentado por Ángel Vilanova.

El momento de los discursos estuvo protagonizado por la publicación justo ayer en el DOCV de la incoación del expediente para que las Fiestas de Alcoy sean declaradas BIC. El presidente de la Asociación, Juan José Olcina, destacó que se trata de un título que nos permite presumir de un tesoro. Hablamos de un reconocimiento de primer orden. El alcalde, Antonio Francés, señaló por su parte que se ha empezado a reconocer que nuestras fiestas son únicas, añadiendo que la declaración también es una responsabilidad, en una celebración que tiene que ir adaptándose a los tiempos pero sin perder su esencia.

A continuación os dejamos algunas fotografías realizadas en dicho evento: