El PP advierte de que el volumen de ingresos autonómicos cayó un 73% respecto a las previsiones del Gobierno de Antonio Francés.

La Generalitat Valenciana cerró 2019 con una deuda de 3,3 millones de euros con el Ayuntamiento de Alcoy. Así lo revela la liquidación del presupuesto del pasado año. La administración autonómica solo pagó al Ayuntamiento 3,2 millones de 6,6 reconocidos como pendientes de abonar. La previsión del Gobierno de Antonio Francés era recibir de la Generalitat hasta 11,8 millones de euros. La concejala del Partido Popular Amalia Payá cuestiona la baja aportación de la Generalitat y critica que el Gobierno del PSOE se niegue a actualizar trimestralmente el estado de la deuda de la Generalitat.

A fecha 31 de Diciembre de 2019, la Generalitat Valenciana debía 3.379.509,61 euros. Los fondos de la Generalitat pendientes de cobro al cierre del ejercicio corresponden a subvenciones como las de Bienestar Social, escuelas infantiles, planes de empleo para jóvenes o las subvenciones a la contratación de personas desempleadas mayores de 30 años. Respecto a proyectos, según explica Payá, quedó por pagar la aportación de la Generalitat al nuevo carril bici, la rehabilitación del Teatro Calderón o la mejora de polígonos industriales.

“La deuda de la Generalitat complica la situación económica y la liquidez del Ayuntamiento”, razona la regidora. Según explica, los pagos realizados por la administración autonómica el pasado año representan el 27% de los 11,8 millones presupuestados por el Gobierno como ingresos por parte de la Generalitat. “Lo único que le preocupa a Francés es hinchar las cuentas para destacar lo mucho que invierte la Generalitat en la ciudad, cuando los datos muestran precisamente todo lo contrario”, lamenta Payá.

De los 11,8 millones que figuraban en el presupuesto, la Generalitat solo ha asumido 6,6 millones, más de la mitad de los cuales está pendiente de pago. La regidora detalla que durante 2019 los únicos pagos de la Generalitat al Ayuntamiento fueron en concepto de transferencias corrientes. No llegó a Alcoy ni un solo euro para inversión. “La Generalitat solo ha admitido el pago de 1,2 millones para inversiones. En el presupuesto del Ayuntamiento la previsión era de 6,9 millones”, aclara la edil.

Payá critica, además, las dificultades para mantener un seguimiento de la deuda de la Generalitat tras el cierre del ejercicio. “Han pasado 6 meses desde que acabó 2019 y necesitamos saber qué volumen de deuda mantiene el Gobierno autonómico con el Ayuntamiento”, sostiene la concejala. El PSOE se negó en el último pleno a ofrecer información trimestral sobre el estado de la deuda de la Generalitat con el Ayuntamiento. “Con esta decisión el Gobierno socialista de Antonio Francés reduce la transparencia, dificulta la función democrática de la oposición y antepone los intereses partidistas para no tener que exigir a la Generalitat agilidad en el pago de todos los compromisos pendientes con Alcoy”, concluye Amalia Payá.