La Guardia Civil, a través del Seprona, investiga en Planes siete casos de envenenamiento de perros y gatos. El primero se registró el Jueves día 23 de Agosto en la zona de la Creueta, dirección carretera de Benialfaquí. El veneno, mezclado con restos de carne picada, provocó dos intoxicaciones: uno de los perros murió y el segundo, tras ser trasladado de urgencia al veterinario, pudo salvar su vida. A los pocos días un cachorro de Bretón falleció envenenado, en esta ocasión en la Font Nova. Tras la denuncia por parte de los propietarios de las muertes de los dos perros, a las que se suman las de cinco gatos sin identificar, el Ayuntamiento trasladó el caso a la Guardia Civil, que, a través del Seprona, avanza en las pesquisas sobre el tipo de veneno utilizado, como explica el alcalde de Planes, Javier Sendra: “Seprona, Medio Ambiente y Sanidad, incluso, han rastreado la zona para encontrar más muestras de veneno y han realizado fotografías, con lo que han podido identificar la clase de veneno empleado”.

Planes alerta de la peligrosidad que supone el hecho de que el veneno se encuentre en zonas habituales de paseo de los vecinos, lo que podría acabar en algún caso de intoxicación humana.