Los «nanos» se asomaron a los balcones del barrio del Raval de Cocentaina, después de que esta fiesta tradicional quedase suspendida como consecuencia del coronavirus. Algunos vecinos decidieron colocar a los simpáticos muñecos de trapo en los balcones de sus domicilios, en un año en el que, como no podía ser de otra forma, el protagonismo de la crítica fue para la crisis sanitaria que se está viviendo.

La «Festa dels Nanos» es una fiesta que llevan a cabo todos los años los vecinos del Raval, confeccionando muñecos de trapo con carteles en los que se ironiza sobre la actualidad. Este año la celebración como tal quedó suspendida, pero hubo quienes no se resistieron a dejar a los «nanos» dentro de sus casas y optaron por asomarlos al balcón.