Onil vivió en la jornada del Sábado el acto más importante de sus fiestas en honor a la Virgen de la Salud. Las calles del centro del municipio se engalanaron con los multitudinarios desfiles que protagonizaron las tropas moras y cristianas. El clima acompañó a los festeros, hecho que reunió a gran cantidad de público llegado de toda la comarca.

Los actos centrales arrancaron el Viernes con el tradicional desfile de l´Olleta y un día más tarde alcanzaron su máximo esplendor con la Entrada.

Los festeros arrancaban la jornada bien temprano con el acto de la Diana, la posterior interpretación de los himnos y la “Ballà de Banderes”. Hacia el mediodía, las tropas hacían su entrada triunfal en la población tras los estandartes de las seis comparsas. Seguidamente, dio comienzo la tradicional “Moguda de Bandes”. Un certamen que reunió a las bandas oficiales de todas las formaciones.

Tras el novenario en honor a la patrona, daba comienzo el espectacular desfile. Tal y como es habitual, los más de 1.500 festeros iniciaron el recorrido en la avenida Constitución para finalizar horas después en la plaza del Carmen.

Los símbolos de la cruz, las relucientes armaduras y espadas fueron las primeras en ofrecer espectáculo. La comparsa Cristianos fue la primera en desfilar, seguida de los Vizcaínos y los Estudiantes. Estos últimos ofrecieron al público un instante divertido por la peculiaridad de sus vestiduras y objetos de desfile.

El bando de la media luna lo abrió la comparsa Moros seguida de los Marruecos y los Moros Artistas. Comparsas que exhibieron su gran colorido, sus vistosas telas e incluso llamativos plumajes. Los maquillajes y los complementos también poblaron de color las céntricas calles de la villa muñequera.

Las bandas de música tampoco faltaron a esta cita festera. Más de diez agrupaciones musicales interpretaron singulares marchas y pasodobles para marcar el paso a todos los participantes.

La buena climatología fue un ingrediente más de éxito para que el numeroso público pudiera disfrutar del espectáculo festero. Los aplausos de la multitud presente vistieron aún más el ambiente y agradecieron el espectáculo a cargos, boatos y festeros en general.

Tal y como indicaba la edil de Fiestas, Cristina Juan, “la coincidencia de los actos centrales en fin de semana ha hecho que Onil esté lleno de punta a punta y que todos los negocios se vean beneficiados”. Además indicaba que realizar la Entrada en Sábado hace que el número de festeros también crezca, pues la gente que trabaja fuera puede participar sin problema.

En cuanto a la exhibición vista en la calle la describía como un éxtasis de emociones y grandes esfuerzos y horas de trabajo. Señalaba que este año la mayoría de las capitanías son familias hecho que encarece la fiesta pues todo cae en el mismo círculo, aspecto que es de valorar tanto por nosotros como por todas las comparsas.

La presidenta de la Asociación de Comparsas se mostraba muy orgullosa con el número de participantes así como con el transcurso de todos los actos realizados hasta el momento. Respecto a los actos de disparo celebrados ayer remarcaba que se han acogido a la nueva normativa, proceso en el que han tenido que trabajar mucho aunque finalmente ha quedado todo solucionado para que las batallas de arcabucería se lleven a cabo con total normalidad. Esta agradece la comprensión y la colaboración de los festeros.