La rotonda del Collao se abrió ayer al tráfico. La nueva infraestructura que regula el tráfico entre las calles Oliver, Camí Vell de Batoi, Mestre José Ribera Montes y carretera de Banyeres ha costado más de 400.000 euros.

El Gobierno municipal recuerda que una de las prioridades de esta legislatura era poner orden a las principales arterias y mejorar las entradas desde Alicante y Valencia. Terminada la rotonda del Collao, el Ayuntamiento ya trabaja para licitar la rotonda sur de acceso desde Alicante, proyecto que ya está terminado.