Durante 2018 la OMIC «Oficina Municipal de Información al Consumidor», ha recogido 870 solicitudes de consumidores, de las cuales 864 eran reclamaciones, 6 denuncias y 18 quejas. 832 reclamaciones, lo que supone el 97% ya se han resuelto o están en tramitación para hacerlo, y ha supuesto la recuperación mediante la mediación de 48.500 euros para los usuarios, teniendo en cuenta que un 35% aproximadamente está en trámite, esa cantidad se incrementará próximamente.

En cuanto a los sectores más demandados destaca telefonía con 480 reclamaciones, supone el 56%, gas; 56 reclamaciones el 10%, electricidad; 56 reclamaciones el 6% y otros servicios; 61 reclamaciones 7%. El resto son de diferentes sectores con un número y porcentaje muy reducido.

Se han interpuesto 864 reclamaciones en 2018, un incremento notable desde el 2017 cuando hubo 640. Los motivos más reclamados son el incumplimiento de las condiciones de venta, mala prestación del servicio, incumplimiento de la garantía, y otros.

En cuanto a las quejas y denuncias, hostelería es el sector con más casos, con 9, 3 denuncias y 6 quejas, lo que supone el 38% del total, el 13% es para servicios sanitarios con una denuncia y 2 quejas, también el 13% correspondes a otros servicios y ya por último empatan con un 8% telefonía y otros servicios públicos.

Según María Baca, concejala de Consumo, «desde los servicios del ayuntamiento seguimos trabajando para defender los derechos de los consumidores, actuando y mediante ante aquellos casos que hayan podido suponer un perjuicio para los alcoyanos. Nuestro objetivo es denunciar estas situaciones y recuperar tanto como sea posible lo que han perdido nuestros consumidores. Para ello, el ayuntamiento dispone de un equipo técnico especializado en estas cuestiones haciendo una gran labor velando por los intereses de los ciudadanos ».

Resaltar que suele haber más denuncias, pero se suelen clasificar como reclamaciones si hay una pretensión económica y existen posibilidades de recuperar dinero por parte del consumidor.

DIFERENCIAS ENTRE RECLAMACIÓN, QUEJA Y DENUNCIA:

Una reclamación es una petición escrita del consumidor para poner en conocimiento de la empresa o profesional y de los servicios de consumo locales, unos hechos que han afectado al funcionamiento normal de la relación de consumo (no te dan factura, no cumplen el prometido en el contrato, han hecho mal una reparación, etc.) en la que solicitas la reparación de un daño, la devolución del dinero o la anulación de una prestación, etc.

Una queja se realiza para expresar el descontento con una situación o un producto comprado o no, o un servicio prestado. A pesar de que no hay un incumplimiento de la ley, las expectativas sobre algo en lo que se ha pagado (o no) no se han cumplido. En este caso, aunque la empresa no haya incumplido la ley (no hay una infracción administrativa), se espera que mejore la atención de la empresa.

Una denuncia de consumo (no confundir con una denuncia a la Policía, que tendrá su causa en un delito -Derecho Penal y no Civil, como es el Consumo) es la petición que se hace a la Administración o un colegio profesional, para darles a conocer unos hechos que creas que pueden ser constitutivos de infracción administrativa, con el fin de que investigan y actúan de oficio para corregir la conducta infractora y, de este modo, defienden los intereses generales de las personas consumidoras.