La Policía ha descartado el homicidio en el caso del hombre que apareció calcinado este Domingo en el interior de un vehículo en el barranco de Trencacaps, ya que no se han encontrado signos de violencia en el cadáver más allá de los propios del incendio, con lo que todo apunta a la posibilidad de un suicidio.

La Policía, sigue trabajando en la investigando para aclarecer la muerte del hombre de 42 años que apareció calcinado en el interior de un vehículo. Fueron los bomberos los que el Domingo por la mañana se encontraron con el cadáver cuando acudieron a extinguir las llamas del coche, que estaba estacionado en el barranco de Trancacaps, entre los barrios de Batoy y Santa Rosa.

En un primer momento se había barajado la posibilidad de un ajuste de cuentas, pero esta opción ha quedado finalmente descartada.