El presunto asesino de su pareja el pasado Viernes en Madrid, la cirujana de 48 años que murió a golpes y cuchilladas, es un hombre natural de Ibi que está siendo buscado por la Policía y cuya ex-mujer le denunció por amenazas en Alicante el mismo día del crimen, sin saber lo que había ocurrido. La ex-pareja acudió a la Comisaría de Alicante para denunciar que había recibido graves amenazas de su ex-marido a través de Whatsapp.

Las amenazas iban dirigidas hacia los hijos biológicos de ambos y la Policía Nacional le puso protección policial directa. Asimismo, fuentes cercanas a la víctima han apuntado que los agentes han reactivado desde la tarde del Sábado el protocolo de protección hacia la ex-mujer, después de que se la quitaran al pensar que habían detenido al supuesto agresor.

«Te voy a quitar lo que más quieres. Sabes que no tengo nada que perder». Así de amenazante y contundente se mostraba Tomás J. R., natural de Ibi, en los mensajes enviados a su ex-mujer, que reside en Alicante y con la que tienen dos hijos en común. La ex-mujer se personó el Viernes por la mañana en la Comisaría de Alicante para presentar una denuncia por estas amenazas recibidas el Jueves y por la disputa que mantienen al no pagar el ahora detenido la pensión de sus hijos.

La ex-mujer desconocía en ese momento el brutal crimen cometido por su ex-marido, pero al formalizar la denuncia la Policía comprobó de quién se trataba y salió de la Comisaría con protección policial permanente. Fuentes cercanas al caso han explicado que la ex-mujer se separó del presunto asesino de la cirujana en 2016 y que durante su matrimonio sufrió episodios de malos tratos que en algún caso no denunció y en uno que llegó a juicio no ratificó la acusación en la vista oral.

La ex-mujer continuará adelante en el proceso contra su ex-marido y su intención es solicitar la retirada de la patria potestad de los dos hijos.