Alcoy cumplió un año más con su cita al Domingo de Ramos. Decenas de vecinos se concentraron en La Glorieta para bendecir la palma y presenciar la Procesión de la Burreta. Un recorrido que simula la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén y que está organizada por la Cofradía del Santísimo Cristo Agonizante.

La procesión finalizó en la iglesia de Santa María, donde tuvo lugar la eucaristía. Los actos continuaron durante la tarde de ayer con la Procesión de Despedida de la Virgen de los Dolores y Nuestro Jesús Nazareno, organizada por el Gremio de Labradores y la Cofradía del Cristo Yacente y Nuestra Señora de los Dolores.

El buen tiempo fue el principal ingrediente para que este tradicional acto sumara multitud de participación, sobre todo en el momento de la bendición de ramos oficiada en La Glorieta.