La Glorieta volvió a ser este Jueves el epicentro del popular Día de las Paellas del Campus de Alcoy de la Universitat Politècnica de València (UPV). En torno a un millar de personas, entre alumnos, profesores y demás personal del centro, se dieron cita en el emblemático parque alcoyano para disfrutar de una soleada jornada en la que el buen ambiente y la música fueron los ingredientes principales para garantizar la diversión.

Tras finalizar el tradicional desayuno en las instalaciones universitarias, los estudiantes se trasladaron a la Glorieta para iniciar las paellas. La organización del evento suministró la madera necesaria para prender las hogueras y cada grupo llevó los alimentos y la bebida. Tal y como viene siendo habitual en los últimos años, se cerraron todas las puertas del parque, dejando como único acceso la entrada desde la plaza de Ramón y Cajal, donde varios alumnos colaboraron en la identificación de los asistentes. En el recinto también hubo vigilantes de seguridad, miembros del departamento municipal de Protección Civil y personal sanitario, a fin de que la jornada transcurriera sin incidentes.