Estos días, las personas afectadas del caso Ardystil o sus familias han recibido una correspondencia muy importante. Como remitente, Presidencia de la Generalitat Valenciana, y en su interior, un detalle de la indemnización que recibirán por parte del ente autonómico. De esta forma, se inicia un proceso de reparación histórica que se ha alargado más de 25 años.

De ayudas humanitarias. Así han sido calificadas las indemnizaciones que la Generalitat Valenciana ha asignado a las personas afectadas por la conocida como síndrome Ardystil, una afección pulmonar que afectó cerca de 80 personas de municipios como Cocentaina, Muro o Alcoy. Algunas de ellas con consecuencias fatales como la muerte, y otros con secuelas que han arrastrado toda la vida.

Hace poco más de un mes el Presidente de la Generalitat Valenciana Ximo Puig se reunió con víctimas y familiares a fin de trasladarlos su intención de reparar los males y de hacer frente, como así lo determinaba una sentencia del 2003, los daños sufridos por las trabajadoras y trabajadores de estas empresas de serigrafía textil.

Con esta correspondencia, la Generalitat Valenciana ha valorado cada caso y ha asignado unas ayudas que van desde los 5.000 hasta los 25.000 euros, dependiendo de lo que ya se determinó en la sentencia de la Audiencia Provincial en el año 2003.

Como aprobó el Consejo a mediados de Marzo, la cuantía total de estas ayudas asciende a 500.000 euros. Una cifra que no reparará el daño a las familias que perdieron a sus hijas, hermanas o mujeres, pero que de alguna manera amortigua un golpe que se ha hecho muy difícil de encajar en todos estos años.

A continuación, os dejamos la carta recibida por la madre de una de las afectadas que murió en Alcoy.