Gran cantidad de alcoyanos acudieron a la tradicional bendición de animales que se llevó a cabo en la iglesia de San Mauro. Las mascotas, acompañadas por sus dueños, realizaron el recorrido habitual que parte desde la Plaça de Dins hasta el templo donde se realizó el acto religioso.

Cantidad de público infantil participó en esta cita que conmemora la festividad de Sant Antoni y que disfrutan principalmente los niños que acuden sonrientes a bendecir a sus animales.

Tras la bendición de animales realizada en el interior de la iglesia, todos los asistentes pudieron disfrutar de una gran chocolatada en la Glorieta. Para finalizar la tarde de entretenimiento los más pequeños tuvieron ocasión de realizar diversos juegos infantiles. Culminaba así un acto que cita cada año a cantidad de vecinos de la ciudad y que muestra la pasión que muchas personas tienen por sus fieles compañeros de vida.