Los Moros y Cristianos de Onil desfilarán por la Quinta Avenida de Nueva York. La presencia en el Desfile de la Hispanidad, que podría haber tenido lugar este mismo año, se aplaza sin embargo al próximo. La premura para organizar este viaje de gran magnitud ha sido el factor decisivo para retrasar la cita. Entre las principales causas se encuentra la imposibilidad de participación de la Banda de Música de Onil que para esas fechas ya había cerrado su asistencia a otro certamen. Desde el Consistorio y la Asociación de Comparsas iniciarán un proyecto para encontrar fuentes de financiación y conseguir la máxima participación en este importante evento.

Será el próximo año cuando Onil participe en el Desfile de la Hispanidad que tiene lugar año a año en Nueva York. Tras ser invitados a participar, el pasado Martes el Ayuntamiento y la Asociación de Comparsas tomaba la decisión de retrasar la cita para poder llevarla a cabo con efectividad. Encima de la mesa se pusieron todos los factores que determinaron contactar con la organización para solicitar el retraso al desfile del próximo año. Entre las causas figura la imposibilidad de participación en el evento de la Banda de Música de Onil. La entidad musical ya había cerrado su participación en otro certamen por lo que era imposible anular esta cita. “En ningún momento nos planteamos buscar otra banda ya que nuestra banda es nuestra identidad”, así lo expresaba la alcaldesa de Onil, Humi Guill.

La primera edil explicaba que “además de este motivo, se ha valorado la envergadura económica. Para ello hemos pensado buscar fuentes de financiación externas, queremos contar con otras entidades que apoyan las Fiestas de Moros y Cristianos y así poder hacer accesible la asistencia a todos”. Indicaba también que la Asociación de Comparsas no ha tenido tiempo a convocar a todos los festeros y contarles el proyecto para que puedan participar, por lo que no se contaba con todo el censo. Otros ya tenían planificadas sus vacaciones y no disponían de más días, aspecto que hacía que el número de participantes se redujera de forma notable”.

Guill insistía en que “queremos que participen tanto festeros como no festeros, que esta sea una oportunidad para que todos los vecinos de Onil que quieran, puedan acudir”. La alcaldesa se mostraba muy orgullosa por la oportunidad e indicaba que “vamos a trabajar durante todo el año para que el proyecto salga adelante y las Fiestas de Onil puedan pisar suelo americano”.