Como bien se puede apreciar en la imagen de la noticia, la casa de la calle San Miguel que tuvo que ser acordonada tras la caída de varios cascotes, está siendo reparada, en una medida que también permitirá reabrir la zona de aparcamiento que ha permanecido clausurada durante las últimas semanas por el riesgo de nuevos desprendimientos.