La Unidad Militar de Emergencias (UME) protagonizó durante el mediodía de ayer un simulacro de extinción de un incendio forestal en Alcoy. La operación se desarrolló en las inmediaciones del Polideportivo Municipal Francisco Laporta, y en el mismo intervinieron también bomberos y Cruz Roja, entre otros cuerpos. A la cita acudió el delegado del Gobierno, Juan Carlos Fulgencio, que siguió con interés las intervenciones llevadas a cabo. También estuvo el alcalde de la ciudad, Antonio Francés.

El comandante Demetrio Barrachina explicó que en el simulacro intervinieron 320 efectivos de la UME, a los que se sumaron 70 del resto de cuerpos que estuvieron presentes en la cita. Todos con sus respectivos puestos de mando, que las autoridades presentes tuvieron la posibilidad de visitar. El objetivo era coordinar esfuerzos de cara a una campaña que se presenta de alto riesgo. Barrachina señalaba que tras las últimas lluvias se ha eliminado el estrés hídrico que padecía el monte, aunque la vegetación que está creciendo ahora puede convertirse en un inconveniente si no se repiten nuevas precipitaciones de aquí hasta el próximo verano. El simulacro se ha extendido después a la zona de la Carrasqueta, con la participación también de bomberos forestales y voluntarios.

La UME ha estado toda la semana realizando prácticas entre los términos municipales de Alcoy y Xixona, gracias también a la colaboración de los Ayuntamientos.