Alfredo Díaz es un cántabro amante de los animales que ha llegado a la provincia de Alicante con un objetivo: acabar con el abandono de perros y el maltrato animal. Para ello, se encerró en una de las jaulas de la residencia Cancún de Tibi, donde permanecerá de forma indefinida y en las mismas condiciones que el resto de huéspedes para acabar con esta lacra. Mientras dure su estancia allí narrará su experiencia a través de las redes sociales e intentará que se adopten el mayor número de perros posibles.

Desde Cantabria hasta Alicante con un único objetivo, ponerse en la piel de un perro abandonado para acabar con una lacra que afecta cada año a 135.000 canes en toda España. Alfredo Díaz asegura que en torno a la mitad de los casos se producen en verano y que es una lacra con la que hay que acabar.

Para poner su granito de arena, Díaz se encerró este Domingo en una de las jaulas de la residencia canina Cancún de Tibi, la cual también tiene un albergue que se encarga de recoger y cuidar a los animales abandonados de Onil. Allí permanecerá de forma indefinida para concienciar a la sociedad de la situación en la que se encuentran los perros cuando los abandonan. Voy a estar la primera semana en cuarentena, como cualquier can que llega por primera vez a una protectora y el Viernes recibiré a las 19:00 horas la primera visita, la del alcalde de Tibi, Juan José Ballester.

Durante este tiempo, irá narrando su experiencia a través de las redes sociales e intentará dar a conocer a diferentes perros para fomentar la adopción. Las cuidadoras de la residencia le proporcionarán la comida y dormirá, se aseará como pueda y hará sus necesidades dentro de este pequeño espacio, explicó una vez dentro de la jaula.

Alfredo solicitó apoyo para aguantar el máximo posible y que sea todo un éxito.