Un incendio de matorrales registrado en la cuneta de la autovía A-7, a la altura de Tibi, obligó a la Guardia Civil a regular el tráfico. El fuego se registró por razones desconocidas poco antes de las 14:00 horas de la tarde de ayer Jueves, forzando la intervención tanto de los bomberos como la de una unidad de bomberos forestales. Las llamas y la humareda alcanzaron una altura de cuatro metros, lo que quitaba visibilidad a los vehículos que circulaban por la autovía. Esta circunstancia obligó a la Guardia Civil a regular el tráfico mientras se desarrollaban las tareas de extinción. También se desplazó hasta el lugar de los hechos efectivos de la Policía Local de Tibi. El área afectada apenas alcanzó los mil metros cuadrados.