Durante el mediodía de ayer tuvo lugar en la sede de la Policía Local de Alcoy la Junta Local de Seguridad en que se revisó todo el dispositivo de seguridad y protección civil de cara a la celebración de las próximas fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy. En total habrá 1.200 efectivos, 108 de los cuales serán integrantes del cuerpo de protección civil. En la reunión estuvo presente el subdelegado del Gobierno en Alicante, José Miguel Saval Pérez, quien de entre las novedades para este año alabó la campaña contra las agresiones machistas que presentó hace escasos días el Gobierno Municipal. Por otro lado también se confirmó la manera de proceder a la hora de realizar el reparto de pólvora, para ajustarse así a todos los procedimientos de seguridad.

Los responsables de los diferentes cuerpos y organismos que se encargarán de atender las incidencias a lo largo de la trilogía festera repasaron los recursos con que contarán durante estas fechas; un dispositivo que este año contará con 1.200 profesionales sumando todos los turnos de los tres días de Fiestas, además de la víspera del Día de los Músicos.

Conforman este dispositivo los efectivos de la Policía Nacional (de los cuales, algunos operarán de paisano actuando en el Centro y también en zonas de la periferia y polígonos industriales); efectivos de la Guardia Civil en tareas de vigilancia del tráfico en los alrededores y accesos de la ciudad y también del entorno natural con el Seprona, además del control de la pólvora en su distribución, en el Baradello de Moya; agentes de la Policía Local operarán durante los cuatro días de Fiestas, efectivos de Bomberos con 9 vehículos, efectivos de Cruz Roja con 11 vehículos, operarios de Obras y Servicios, más de 100 voluntarios de Protección Civil, y un dispositivo especial para atender urgencias hospitalarias formado por más de 150 profesionales del área de Salud.

Tal como indicó el alcalde de Alcoy, Antonio Francés, la reunión se aprovechó para coordinar el dispositivo que se encargará de que todos tengamos unas felices fiestas de Moros y Cristianos, y que se pueda desarrollar la fiesta con tranquilidad y buena organización. Por su parte el regidor de Seguridad, Raül Llopis confirmó la autorización definitiva a la hora de proceder con el reparto de pólvora, que este año se realizará en el albergue del Baradello de Moya con todas las garantías de seguridad. Los festeros podrán llenar las cantimploras de pólvora en el mismo lugar de entrega, donde se les precintará la misma para que no pueda excederse el límite permitido.

Cómo el año pasado la Guardia Civil hará controles de drogas, además de los controles de alcoholemia. Y, en conjunto, se prestará especial atención no sólo en la zona del Centro, sino que se desarrollarán servicios especiales a todos los barrios, en polígonos y en las urbanizaciones.

La reunión presidida por el subdelegado del Gobierno también tuvo la presencia del alcalde Antonio Francés y de los ediles Raül Llopis y Aroa Mira. Todos los grupos municipales tuvieron presencia también a la reunión de la mano de sus representantes. Por otro lado también hicieron acto de presencia miembros del departamento de emergencias y protección civil, de la Policía Local de Alcoy, de la Asociación de San Jorge, de la Asamblea local de la Cruz Roja, del consorcio de bomberos de Alicante, de la policía autonómica de Alicante y del subsector de la Guardia Civil de Tránsito.