Un hombre de 64 años, vecino de Alcoy, ha sido condenado a dos años de cárcel por descargar y compartir en Internet decenas de archivos de contenido pedófilo en varios discos duros.

Según la sentencia de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Alicante, entre el 03 y el 05 de Noviembre de 2014 el acusado hizo las descargas mediante la aplicación «Ares», al tiempo que la compartía con otros usuarios.

Muchos de esos archivos llevaban nombres o nomenclaturas directamente alusivos a la pornografía infantil, como «PTH crusas», que significa «sexo duro preadolescentes», y el acusado los compartía «con pleno conocimiento y voluntad».

La aplicación Ares permite al usuario descargar archivos al mismo tiempo que otros que tienen el mismo programa pueden subir a su ordenador los almacenados por el primero.

Al enjuiciado se le decomisaron un teléfono móvil, tres discos duros, seis dispositivos de almacenamiento USB, una tarjeta de memoria y una libreta de color azul con anotaciones manuscritas.

Uno de los vídeos mostraba escenas sadomasoquistas sobre una menor pero no pudo ser visto por la sala de vistas al hallarse defectuoso el dispositivo que lo almacenaba, por lo que no ha podido ser valorado por el tribunal.

El tribunal le impone dos años de prisión por un delito de corrupción de menores en su modalidad de difusión de pornografía infantil, y también una medida de libertad vigilada de tres años.