La procesión del Corpus Christi tuvo lugar en la tarde de ayer por las calles del centro y contó con un sol espléndido tras el mal tiempo del Sábado después de una espectacular tormenta.

Terminada la eucaristía en la iglesia San Jorge, tuvo lugar esta procesión. Unos de los protagonistas de este acto son los comuniantes, que vuelven a vestirse como tal para desfilar, acompañados por padres y familiares. Además, tuvieron una importancia especial en cinco momentos o “paradas” del Santísimo. Estas son pequeños altares que se montan en medio de la calle con una mesa y pétalos de flores. Fueron los comuniantes quienes tiraron los pétalos a la Sagrada Custodia. Fueron instaladas en las calles Santo Tomás, Mossén Torregrosa, dos veces en San Nicolás y finalmente en La Plaza de España. El párroco José Luis Llopis veneró con incienso el Santísimo Sacramento.

Otro de los momentos más esperados, llegó con la presencia del Sant Jordiet 2019, Álvaro Santacreu, elegido hace unos pocos días para este cargo y que participó en su primer acto oficial. Álvaro llevó la bandera con la Cruz Roja de San Jorge, se mostró tranquilo y con una sonrisa, bajo la mirada de sus padres, Alicia y Raúl. Junto a él, los cargos de la Fiesta del año que viene, la Junta Directiva de la Asociación y demás autoridades. Por último, la Sociedad Musical Nova de Alcoy interpretó la marcha procesional del Corpus que lleva por nombre “Cantemos al Amor de los Amores”. Junto al Santísimo, no quisieron faltar gran parte de las entidades y asociaciones religiosas de la ciudad como las cofradías o los gremios.