La concejalía de Transición Ecológica ha detectado que ha habido un incremento importante de los excrementos de perros en las calles que no tiene ninguna explicación más que la falta de civismo de una parte de la ciudadanía, un hecho que dificulta la desinfección óptima de los espacios comunes. Los servicios de limpieza están realizando un esfuerzo importante para la desinfección de diferentes espacios, y otros cuerpos como la UME y el MOE han estado, en los últimos días en la ciudad, colaborando en tareas de desinfección, para evitar la propagación del Covid19. Sin embargo, sin la colaboración ciudadana, estas acciones pierden efectividad.

Desde el Ayuntamiento se recuerda que las multas por no recoger los excrementos de las mascotas van desde 150 a 600 euros y que se actuará frente a cualquier que realice estas acciones. También se pide a las vecinas y vecinos que denuncien a los usuarios que no actúen con civismo.

El concejal de Transición Ecológica, Jordi Silvestre, explica: «Necesitamos la colaboración de la ciudadanía para mantener limpios los espacios públicos y ayudar a los servicios de limpieza y recogida de residuos que, con esta situación excepcional, están haciendo un gran esfuerzo al mantener los espacios en las mejores condiciones higiénicas, evitando así la expansión del Coronavirus».

El Ayuntamiento recuerda la importancia y necesidad que las calles estén lo más limpias posible. Igual que un aumento en los excrementos, los servicios de limpieza también están encontrando gran cantidad de guantes en el suelo y bolsas de basura fuera de los contenedores, acciones que no ayudan en nada a combatir el Covid19 por el que se hace, de nuevo, un llamamiento a la co responsabilidad de la ciudadanía.