ARTÍCULO DE OPINIÓN DE PERE COLOM

Muchos son los movimientos que en fechas próximas a un evento electoral se aprecian entorno a las formaciones políticas, muchas son las negociaciones, los tira y afloja, los codazos y las trampas, pero a nivel local lo que le está ocurriendo a la formación naranja no es únicamente inaudito, sino que además es vergonzante. Y creo poder leer entre las líneas de lo que acontece en mi ciudad de acogida ya que durante unos años experimenté el trabajar dentro de una ejecutiva local.
El resultado es que desde la capital del reino creen saber y entender aquello que más interesa a una ciudad de sesenta mil habitantes enclavada en la montaña de Alicante. Saben lo que la calle quiere, imaginan lo que los propios afiliados desean y obviamente son conscientes que ninguneando la decisión de la ejecutiva local ellos van a acertar en su decisión. Decisión arbitraria, alejada del sentido común y más alejada aún del sentir popular y propio de una agrupación modélica a nivel regional ; activa, dinámica y abierta. Con su decisión, revientan al partido Ciudadanos de Alcoy al igual que lo han hecho en Gandía, Alacuás y otras poblaciones de la geografía valenciana. Revientan el partido local, consiguen que se declaren guerras intestinas encubiertas y que los amigos dejen de hablarse , se miren de reojo y de rebote ya han logrado que sus perspectivas de futuro sean nefastas. La calle está incendiada así como la sociedad civil que pregunta y no entiende tamaña aberración y obstinación.
Un nutrido grupo humano que durante cuatro años y a tenor de lo visto, de lo que se percibe y de lo que me cuentan ha trabajado magníficamente y a una sola voz, todos al mismo paso, hasta que como siempre ocurre aparece un elemento distorsionador que todo lo trunca, que todo lo que toca se pudre, en este caso y atendiendo al vocabulario inclusivo habría que decir “elementa”. Rosa García auto erigidada en líder indiscutible, en caudillo y adalid de su propio “ella” irrumpe en la escena política de una ciudad que ni la conoce ni reconoce, como elefante en cacharrería, decapitando, rompiendo, destrozando y enfrentando a amigos y conocidos, Su arenga de guerra es “o conmigo o contra”ti” “. Si, contra todos, contra todo el que con su trabajo , entrega e ilusión pueda (según su retorcida mente) hacerle un mínimo de sombra o restarle un ápice de protagonismo. Yo, Mi, Conmigo, es lo que lleva tatuado en ese pobre y oscuro corazón. He observado en los últimos días como se ha menospreciado, ninguneado y barrido a algún amigo y a varios buenos conocidos que ahora no saben cómo re-argumentarme que debiera unirme a ese hermoso y apasionante proyecto que es Ciudadanos, y cómo ese buen grupo tenía fundadas pretensiones de seguir creciendo. A Rosa García se le ha llenado ese buche insaciable de palabras en las que se menospreciaba el resultado obtenido por el señor Sedano ya que ella va a superarlo y no ha dudado en aseverar a compañeros de su antiguo partido que ella viene a barrer, porque hay mucho que barrer. Como dice un entrañable vecino mío…”¿cómo?…¡ me lo explique!”.
Rosa García desembarca en nuestra ciudad sin ser querida ni conocida y con el antecedente de haberse “cargado” (esto lo pone ella en su haber) al señor Antolí, a su equipo y al partido Ciudadanos en Alcoy. Qué le importa a ella todo eso, todo es nimio si no lleva sus iniciales. Su talante es la bravuconería, la intolerancia y el desprecio. Ha desembarcado con todo su arsenal, sus argumentos y una máxima. Sus armas, todo aquello que pueda causar daño al contrario (perdón, léase enemigo), sin importar los resultados, sus argumentos se sustentan sobre la base de su máxima y atienden a que “nada importa que una votación más que favorable de su Ejecutiva local a favor del sr. Antolí, ni que la totalidad de los cuatro concejales de su partido lo apoyasen, ni la lindeza de que el 76 % de los afiliados compartiesen el deseo refrendado por su ejecutiva”. Y su máxina “Nada importa, sólo R.G.” Y…ese es su bagaje político y personal, su currículo ,que por cierto menguó con los escándalos de ciertos C.V. engordados, un currículo del que entre sus haberes consta en letras bordadas de oro “ROSA GARCÍA, LA DIPUTADA PEOR VALORADA DE LAS CORTES VALENCIANAS”; “R.G. ha protagonizado varias intervenciones peculiares….”,etc. Tampoco importa porque aunque sean situaciones adversas ,aparece su nombre, R.G. y eso es lo que importa.
Tiene vasallos, pero, ¿no hay alguien que la quiera que hable con ella y le plantee la necesidad de ingresarla en un centro?. Teóricamente todo tiene cura, aunque esa mente enfermiza está demasiado encallecida. Sus acólitos la encumbrarán y cuando ya no los necesite “paso palabra”. Poco importa crearles ilusiones , el oráculo dice que con sólo un concejal le vale. Ella.
En fin, llevo una semana replanteándome si me unía a Ciudadanos de Alcoy una vez pasadas las elecciones, pero visto lo visto y ante tal cúmulo de incoherencias, extravíos, memeces y barbaridades acabo de decidir que no, que no me espero a pasar las elecciones y que voy a arrimarme en breve y que no me importa lo dicho ya que nada de lo que digo es falso. Como tampoco lo sería si hablásemos de su peculiar relación familiar y de la extraña situación del negocio familiar entre otros.
Esto no debe desalentar a la gente, debe estar alerta y ojo avizor, y al tanto respecto a la lista presentada. Observo familias completas, padres, hijo, nuera, otros matrimonios, incluso gente no afiliada. De esto se puede hablar otro día en el que disponga de más datos.
Poco vivirá el que no lo verá. Tiempos convulsos para Ciudadanos y tiempos complicados para toda la futura corporación municipal porque van a tener que bailar día a día con la más fea. Valencia gana, Alcoy pierde.
¿Qué hicimos por estos lares he oído decir a diversos afiliados, para que lo que no vale en Valencia nos lo vomiten aquí?. La Política es trepidante y atractiva pero nadie dijo que fuese hermosa.

Pere Colom